Un paquete económico
con tintes electorales

9

Benito Gaytán*

El paquete económico para el 2021 presentado por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, a la Cámara de Diputados el pasado martes, más que haya sido diseñado para combatir la crisis económica y sanitaria por las que está atravesando el país, está más enfocado a la elección del próximo año en la que se renovará la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y ayuntamientos, porque sigue privilegiando los programas sociales y no destaca ningún apoyo para sacar al país adelante.

A los tres proyectos insignia de este sexenio: Tren Maya, Aeropuerto de Santa Lucía y refinería Dos Bocas se le inyectarán alrededor de 64 mil millones de pesos, que son los tres elefantes blancos que marcarán a la presente administración porque ninguno de los tres despegará, pero que son la prioridad para el inquilino de Palacio Nacional.

Ese empecinamiento del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para llevar a cabo esos proyectos no importando si el país atraviesa una crisis económica profunda, confirma que no le importa si se llega a los 100 mil muertos o se pierden millones de empleos porque además de estos proyectos, lo único que le interesa es mantener la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados.

Hace unas semanas, Herrera dijo que ya no había “guardaditos” para el 2021 ya que se han utilizado para paliar la crisis económica este año. Eso es peligroso, porque esos “guardaditos” no solamente se han utilizado para ello, sino que se están guardando para la elección del primer domingo de junio de 2021.

En el paquete económico se plantea un crecimiento de 4.6%, pero la realidad es que después de la caída estrepitosa del PIB este año difícilmente, se alcanzará ese crecimiento y más cuando las proyecciones económicas señalan que será por allá del 2025 cuando el país vuelva a estar en las condiciones que estaba hasta antes de la pandemia.

En cuanto al gasto en salud hay un incremento del 9.2%, pero no hay incentivos para reactivar la economía porque al jefe del Ejecutivo incentivo es sinónimo de rescate empresarial y es algo en lo que ha estado en contra siempre, desde que era candidato presidencial y seguramente no hay nadie en el gabinete que le pueda explicar ¿qué son los incentivos?

En el paquete se contemplan ingresos presupuestarios de 5.54 billones de pesos que es un tres por ciento menos en términos reales en relación a 2020; un tipo de cambio de 22.1 pesos por dólar; inflación del 3 por ciento y un precio de 42.1 dólares por barril de la mezcla de petróleo de exportación.

La Secretaría de la Defensa Nacional es a la que más presupuesto se le asignó y algunas otras dependencias recibieron recortes, pero también la del Bienestar tuvo incremento en su presupuesto para el próximo año ya que es la que se encarga de repartir el dinero para los programas sociales que más que eso, son programas clientelares.

La mira del jefe del Ejecutivo para 2021 es mantener la mayoría en la Cámara de Diputados y que se continúen con sus proyectos insignia. De ahí en fuera, nada más le importa porque el slogan que siempre utiliza de que “primero los pobres” es eso, un slogan porque el número de pobres se incrementará en por lo menos 10 millones por la pandemia, según proyecciones.

Los próximos años serán definitivos para su gobierno porque hasta ahora no ha podido consolidar su Cuarta transformación, aunque dijo que iniciará en diciembre, pero cómo se ven las cosas podría quedarse solamente como un intento porque las cosas están peor que antes, hay más corrupción, impunidad, violencia e inseguridad.

El paquete económico fue presentado y seguramente se harán las modificaciones correspondientes para que el dinero alcance para todos y no solamente se destine buena parte a los proyectos del jefe del Ejecutivo que deberían de ser pospuestos y no cancelados, pero difícilmente sucederá porque lo que se dicta en Palacio Nacional se acata no importando si es para bien o para mal.

*Analista.