No pasará nada
en el caso Lozoya

15

Benito Gaytán*

Hay un principio general de Derecho que señala que “quien acusa, está obligado a probar” y eso es lo que tendrá que hacer el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien denunció a varios ex Presidentes de la República y a otra decena de funcionarios, ex funcionarios y ex legisladores, de haber recibido sobornos.

Él fue detenido en España, acusado de haber recibido sobornos por parte de la empresa brasileña Odebrecht, para después ser extraditado a México, pasar unos días en un hospital privado y después llevar su proceso en libertad ya que, seguramente, ese fue al acuerdo al que llegó con altos funcionarios del gobierno federal.

Curioso resultó que cuando el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pidió que se difundiera el video del que tanto se habló para ver cómo se entregaban millones de pesos a legisladores para aprobar la reforma energética, apareció en una supuesta cuenta de un hermano de Lozoya en youtube difundiéndolo dicho video y después, cuando pidió que se conociera la denuncia correspondiente, mágicamente también esta apareció.

Los nombres en la denuncia y hechos presentados por Lozoya parecen más armados que el show de las mañaneras porque es claro que en el intercambio de información para alcanzar su libertad, el ex director de Pemex va acusar a quien le digan, con tal de salvarse y seguramente la difusión del video y de la denuncia, terminarán en que se violó el debido proceso y será absuelto.

Y se confirma que el delito de los sobornos recibidos por Odebrecht está prescrito. Es por eso que un juez le otorgó el amparo definitivo a Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México y le canceló la orden de aprehensión que pesaba en su contra, por lo que seguramente alcanzará su libertad y eso mismo sucederá con Lozoya por ese delito, porque está prescrito, por más que lo niegue el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero.

El show mediático apenas comienza y el jefe del Ejecutivo se llevará el asunto hasta la elección del próximo año y, seguramente, previo a ella habrá un distractor como puede ser que saliera una denuncia ante algún ex Presidente de México o se gire alguna orden de aprehensión ya que en este gobierno federal son muy asiduos a acusar sin pruebas y solamente dar golpes mediáticos.

El gobierno de la 4T le está apostando todo a la denuncia de Lozoya Austin para evidenciar que los que se fueron eran muy corruptos, pero los que gobiernan actualmente no lo son. El problema es que no le va a salir la jugada porque por más que se acuse a todo mundo, no van a pisar la cárcel y ahí quedara evidenciado que el asunto de aquel es solamente político y no jurídico.

Este gobierno es como los anteriores cuando politizaban la justicia, algo que fue muy criticado porque oootra vez se está utilizando a las instituciones jurídicas con fines políticos y lo del ex director de Pemex es un ejemplo claro de que eso sigue igual y que este caso lo estirará el jefe del Ejecutivo hasta la elección del próximo año y buscará continuar estirándolo hasta el 2024.

Si los millones de ciudadanos que votaron por el inquilino de Palacio Nacional, depositaron su confianza en que la corrupción e impunidad se combatirían de raíz, quedarán muy desilusionados porque Lozoya quedará absuelto, no porque sea inocente, sino porque se violó el debido proceso al difundirse el video y la denuncia que presentó para convertirse de acusado en acusador.

Esos dos cánceres están más vigentes que nunca porque en lo que va del sexenio se han documentado casos de corrupción de la actual administración, pero simplemente no se investigan. CFE o IMSS por mencionar algunos, son los lugares en que se han descubierto esos casos, pero como el gobierno de la 4T es diferente, quien cometa actos de corrupción queda absuelto.

El distractor del caso Lozoya continuará en los medios por las próximas semanas para tapar la pandemia, el nulo crecimiento de la economía y la violencia e inseguridad que van en aumento cada día, porque este gobierno es muy dado a utilizar el púlpito de Palacio Nacional para acusar a diestra y siniestra sin pruebas y cuando hay preguntas incómodas, simplemente se les da la vuelta.

*Analista