Cambios para sesiones no están decididos

8

Los ajustes en la Cámara de Diputados para adecuar el salón de sesiones y permitir que se realice en ese lugar la sesión de Congreso General el próximo 1 de septiembre, con 500 diputados y 128 senadores, no están decididos, aclaró la presidenta saliente de la Mesa Directiva, Laura Rojas.

Ello, luego de que el presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, difundiera un video en redes sociales, donde perfiló los ajustes que se podrían hacer al recinto, para trabajar en medio de restricciones sanitarias obligatorias, a causa del COVID-19.

Al informar que presentará ante la Comisión Permanente más iniciativas para “modernizar” el trabajo parlamentario y adecuarlo a condiciones extraordinarias provocadas por la pandemia de coronavirus, la congresista expresó a título personal, que no hay necesidad de llevar la sesión de Congreso General a una sede alterna, como el Auditorio Nacional o el Zócalo.

Recalcó que la Sesión Preparatoria del último día de agosto, en que se habrá de renovar la Mesa Directiva, se organizará para que se lleve a cabo en el Palacio Legislativo, ello, al considerar innecesario buscar una sede alterna.

“La sesión del 31 de agosto sí todavía cae en la responsabilidad de la Mesa Directiva actual y en lo personal creo que habría condiciones para seguir trabajando en San Lázaro a través de todas estas modalidades que están explorando ahora”, dijo, al aclarar que el formato de trabajo a partir del 1 de septiembre, corresponde definirlo a la nueva presidencia.

“Habilitar a la Cámara de Diputados con la posibilidad de sesionar a distancia en caso de situaciones excepcionales, esto habría que definir las reglas para el registro de quórum, se establecen los mecanismos para el desarrollo de sesiones en casos de contingencia, se prevén votaciones remotas también en casos de contingencia o situaciones excepcionales”, apuntó, al adelantar parte del contenido de las iniciativas que presentará en el transcurso de las siguientes dos semanas.

También en lo personal, expresó que las sesiones podrían realizarse a través de un modelo “mixto”, con congresistas presentes físicamente y otros a distancia, o bien, con un quórum reducido pero representativo de las fracciones parlamentarias.

“Yo creo que lo que mejor funcionaría es un esquema mixto, una parte de diputados y diputadas que estén en el Pleno, que sean los que estén participando en la discusión, en el debate, etcétera, y el resto que pudiera votar vía remota, esa es una opción. Y la otra opción que puede pasar, es funcionar con un quórum reducido, evidentemente tiene que ser proporcional, 50, 60 o 70, los que se elijan, pero siempre guardando la proporcionalidad de los grupos parlamentarios”, explicó.

Lo anterior, para cumplir con los reglamentos del Congreso y evitar “lluvias de amparos” o recursos legales contra lo aprobado en condiciones inusuales para el Legislativo. Es urgente legislar, remarcó.

“Y el año que viene no va a ser nada fácil, por eso tiene que ver también estas iniciativas que estoy presentando, sí creo que es urgente que revisemos, sobre todo la parte de las sesiones a distancia, porque desafortunadamente yo no veo que para septiembre vayamos a estar en semáforo verde en la Ciudad de México, probablemente ni para octubre.

Bueno, ya las autoridades dijeron que vamos a vivir con el coronavirus por lo menos un año más, no sé, hasta que haya una vacuna, eso va a, tenemos que entender que esto no es temporal”, alertó.

Por el contrario, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, manifestó que la sesión de Congreso General del 1 de septiembre, “difícilmente” se llevará a cabo en la Cámara de Diputados, debido al impedimento sanitario para contar con la presencia de 628 congresistas al mismo tiempo en el Salón de Sesiones.

“Estamos revisando distintas alternativas, difícilmente lo podremos llevar a cabo en el salón de la Cámara de Diputados como se hace desde hace muchos años.

Hay varias opciones, una que solamente la mitad de los legisladores asistan, probablemente también pudiéramos asistir al Auditorio Nacional, que hay un espacio más que suficiente para tener la separación adecuada, la otra es la posibilidad del Zócalo capitalino, adaptarlo y tener una sesión ahí”, externó.

El legislador enfatizó que su deseo personal, es habilitar el Zócalo para la sesión inaugural del periodo ordinario y la recepción del texto del Informe de Gobierno del Presidente de la República.

Sin embargo, las opciones puestas en la mesa siguen en análisis, aunado a que se deberá elegir una opción en coordinación con el Senado de la República y las autoridades sanitarias federales y capitalinas.

Pulso Político On Line / Con información de MVS