Sigue ganando la
batalla el Covid-19

21

Benito Gaytán*

La pandemia de Covid-19 en México sigue estando muy lejos de ser domada ya que se superó en número de contagios y muertes a España y a Italia, que eran de los países más afectados y no se ve para cuando la curva de contagios se aplane. Desde hace cuatro meses, el gobierno federal comenzó a tomar medidas que no han sido efectivas y con un vocero de la salud que se encuentra ahogado en sus propias palabras.

Hugo López Gatell dijo en abril que el pico sería entre el 6 y 8 de mayo y hasta la fecha no se ha llegado a ese pico. Después que no estaba comprobado que el uso de cubrebocas fuera efectivo para disminuir los contagios y ahora recomienda su uso en lugares cerrados. Al final habló de semáforos para que se fuera dando la reapertura económica y ya no presenta los semáforos porque hizo berrinche de que los gobernadores de los estados no le hacían caso.

Y uno de los momentos más memorables de este personaje fue cuando dijo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no tenía fuerza de contagio cuando salía a sus giras, sino que tenía fuerza moral. A ese nivel, la adulación que hay al inquilino de Palacio Nacional y es este quien dice cómo se maneja la pandemia.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, ha brillado por su ausencia y lo que más llama la atención es que cuando el jefe del Ejecutivo era oposición y algún miembro de gabinete en cualquier otro sexenio cometía errores, lo primero que salía a pedir era la renuncia de ese funcionario, pero hoy son otros tiempos porque él no tiene derecho a equivocarse y no va hacer movimientos en su gabinete.

La crisis económica que ha dejado la pandemia se agudiza cada vez más y el gobierno federal ha olvidado a los sectores empresariales y no ha querido tomar medidas para reactivar la economía porque está más interesado en salir de gira y buscar el voto para Morena para renovar la Cámara de Diputados el próximo año, que es lo que más le interesa.

Esa indiferencia que tiene hacia el Covid-19 y a los familiares que han perdido a un ser querido, se nota, al igual que a las demandas de los médicos por la falta de equipamiento para atender pacientes en los hospitales públicos, pero seguramente esos miles de ciudadanos le cobrarán la factura el primer domingo de junio del próximo año.

Esas frases de “se domó a la pandemia” o “que lo peor ya pasó” o “estamos en recuperación” debe calar hondo en el millón de personas que perdieron su empleo en estos últimos cuatro meses, pero eso no le importa al inquilino de Palacio Nacional y él está más entretenido en exprimir a los miles de funcionarios públicos para que donen el 25% de su sueldo con el pretexto de su falsa austeridad cuando de por sí les mermaron su ingreso desde que inició esta administración federal.

¿Dónde están los miles de insumos médicos que llegaron de China? ¿Dónde están los miles de millones de pesos que se ahorraron con la corrupción? o ¿Dónde están los otros miles de millones de pesos que se ahorraron con el recorte de programas y medicinas? Seguramente pueden estar bien guardados y que serán para comprar votos en el 2021 ya que de otra manera no se explica que en gobiernos anteriores cuando había corrupción, al país le iba mejor.

El país sigue rebasado por la pandemia y las autoridades de salud no saben cómo enfrentarla y, menos, cómo domarla, pero para el inquilino de Palacio Nacional el Covid-19 fuer erradicado porque ya hasta sale a restaurantes elegantes a comer y llama a los ciudadanos a que salgan a consumir, tal y como lo hizo antes de que se confinara a la población a no salir de casa.

Si los pronósticos se cumplen, para el primero de noviembre, los fallecidos por coronavirus llegarán a los 100 mil y seguramente esa cifra seguirá subiendo, pero las autoridades de salud ya no saben a quién culpar de que los contagios y muertes se incrementen. Por un lado, López-Gatell llama a quedarse en casa y el jefe del Ejecutivo a que salgan a consumir.

Esas señales tan contradictorias son las que confunden, porque parecería que uno sí cree que existe el virus y el otro no, quizá por eso hay miles de personas que no creen que exista y hasta dicen que es un invento para desestabilizar al gobierno, pero la realidad es que los contagios siguen incrementándose todos los días aceleradamente y, por consiguiente, las muertes seguirán al alza, además de que la pandemia todavía para largo.

*Analista.