UE cierra la puerta a ciudadanos de América

21

Está prohibida la entrada a turistas estadounidenses pero se permite la entrada a personas desde China; de América Latina sólo admiten uruguayos

La Unión Europea acordó mantener la prohibición de estadounidenses en su territorio, debido a su creciente tasa de infección de COVID-19; la misma medida también aplica para casi todos los países latinoamericanos, con excepción de Uruguay.

La medida corre el riesgo de antagonizar con el presidente Donald Trump, sobre todo cuando el bloque abrió la posibilidad de admitir a los turistas chinos. Los viajeros provenientes del gigante asiático estarán entre aquellos a los que se les permite la entrada si Pekín corresponde a esclarecer las dudas sobre la exactitud de la información que sale del país en relación al coronavirus.

Los viajeros de Estados Unidos, así como las personas provenientes de Rusia, Brasil e India, donde las tasas de infección son altas, permanecerán excluidos a pesar de los argumentos iniciales de algunos gobiernos de la Unión Europea, que apostaban por ofrecer más concesiones para mantener a flote la industria del turismo.

La lista de países desde donde la UE acuerda que se permita viajar al bloque ahora incluye sólo a Argelia, Australia, Canadá, Georgia, Japón, Montenegro, Marruecos, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez y Uruguay.

Los diplomáticos de la UE dijeron que los viajeros de “microestados” europeos como Andorra, Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino también recibirán luz verde.

Los países aprobados han sido seleccionados en función de la fiabilidad de sus datos, las tasas de infección y la reciprocidad.
Los elegidos

Número de contagios oficiales en países desde donde la UE permite la entrada:

Argelia: 13,273.
Australia: 7,767.
Canadá: 105,293.
China: 84,757.
Georgia: 926.
Japón: 18,476.
Montenegro: 498.
Marruecos: 12,248.
Nueva Zelanda: 1,528.
Ruanda: 900.
Serbia: 14,288.
Corea del Sur: 12,757.
Tailandia: 3,169.
Túnez: 1,169.
Uruguay: 929.

Pulso Político On Line / Con información de La Razón