Cae líder de Guerreros Unidos ligado a caso 43

11

La Fiscalía General de la República (FGR) detuvo  a Ángel Casarrubias Salgado, alias El Mochomo, presunto líder del grupo delictivo Guerreros Unidos y probable responsable de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La detención del Mochomo se realizó el pasado miércoles en el municipio mexiquense de Metepec, donde elementos de la FGR ubicaron sus movimientos gracias a la intervención de teléfonos y por algunos movimientos financieros, informaron fuentes de la FGR.

El Mochomo fue puesto a disposición de un juez en el penal federal del Altiplano, en Almoloya de Juárez, quien había girado una orden de aprehensión en su contra por su presunta responsabilidad en la desaparición de los jóvenes estudiantes.

Los Guerreros Unidos, es un grupo criminal que se escindió del Cártel que comandaban los hermanos Beltrán Leyva. Incluso el mote del Mochombo también se le aplicó a Alfredo Beltrán.

El 26 de septiembre de 2014 un grupo de estudiantes normalistas de Ayotzinapa se dirigieron al municipio de Iguala para pedir dinero a la población pues preparaban un viaje a la Ciudad de México para participar en la Marcha por el 2 de Octubre. Sind embargo, fueron interceptados por un grupo delictivo que los confundió con sus rivales y presuntamente los asesinaron y desaparecieron sus cuerpos.

Producto de las investigaciones sobre ese caso fueron detenidos Mario Casarrubias, alias el Sapo, fundador de la organización criminal que operó junto a su hermano Sidronio y que tenía influencia en los estados de Guerrero, México y Morelos.

Sidronio fue detenido unos 15 después que el Sapo y el poder lo asumió Adán Casarrubias, alias El Tomate. Aunque las autoridades -señalan a José Ángel como uno de los mandos dentro de la estructura criminal de los Guerreros Unidos.

De acuerdo con Radio Fórmula, la agencia antidrogas de Estados Unidos había identificado desde 2013 a Guerreros Unidos por sus operaciones de trasiego de heroína y fentanilo a ese país.

Pulso Político On Line/ Quadratín y La Razón / Foto: Quadratín