Experiencia formidable

23

José Dávalos*

¡Qué maravillosa respuesta han tenido en el mundo los estudiantes que participan en las clases en línea con sus profesores que han puesto todo su interés en esta tarea nunca vista antes con estas dimensiones!

La respuesta de los jóvenes en el mundo no ha quedado atrás, la información es que todos están participando con el mismo interés y empeño. Cosa igual son las respuestas que dan a los ejes de esta actividad sorprendente ante la pandemia del Coronavirus que a todos nos ha tocado por igual.

En la UNAM, los maestros y los estudiantes están participando con entusiasmo. Mi experiencia en la Facultad de Derecho ha sido magnífica. El profesor explica los puntos centrales a los alumnos, les deja tareas y los alumnos están cumpliendo como los mejores.

La Dirección de la Facultad de Derecho ha puesto a disposición de los maestros y de los estudiantes bibliografía virtual suficiente para el más grande esfuerzo, nada ha impedido que los estudiantes se entreguen con interés al conocimiento de sus disciplinas y hagan sus trabajos con elogioso interés.

En esta experiencia de la que no se había tenido noticia en el mundo, los medios electrónicos ponen a disposición de los estudiosos elementos que nunca nos  habíamos imaginado. El mundo debe abrir muy bien los ojos ante esta nueva realidad porque las dimensiones de la ciencia de pronto las tendremos con valor y tamaño sorprendentes.

En los años 70s y 80s, en la UNAM eran frecuentes las suspensiones de actividades, por un motivo o por otro. Los profesores tuvimos que escoger nuestro espacio en los jardines principales de la ciudad. Yo tenía mi lugar predilecto en el Parque Hundido de Insurgentes, en las escaleras del Audiorama. Ahí impartía mis clases. Resulta que en las mañanas algunos deportistas, corredores, se detenían un rato a escuchar la clase.

Ahora el mismo día y a la misma hora, gracias a los medios electrónicos, los alumnos coinciden con sus maestros. Ahí la experiencia abre espacios, porque los alumnos tienen oportunidad de plantear sus observaciones. Ninguna pregunta queda sin respuesta. Con toda honestidad el maestro en todo caso dirá al alumno que le permita investigar, que le permita consultar. Pero los alumnos siempre tienen respuesta.

La inteligencia humana está abriendo la brecha para nuevas dimensiones en el conocimiento humano.

[email protected]