Sabe que puede
perder en el 2021

58

Benito Gaytán*

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, está convencido de que el próximo año Morena perderá la mayoría en la Cámara de Diputados y, no por nada, envió esa iniciativa para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria en la cual pretende que se le otorguen facultades para reorientar el Presupuesto de Egresos de la Federación para destinarlo a otras cosas sin tener que contar con aprobación de la Cámara Baja.

El 2019 fue un año en el que comenzó a cancelar programas y apoyos que otorgaba el gobierno federal y que ayudaban, como el caso de las estancias infantiles, el seguro popular o los refugios de víctimas de violencia, por mencionar algunos. Eso fue un golpe a varios sectores de la sociedad, pero al parecer quien gobierna prefiere priorizar sus proyectos del Aeropuerto de Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya.

Y el 2020 arrancó mal con un crecimiento económico de cero por ciento, a lo que se sumó la pandemia del Covid-19 que ha paralizado no solamente al país y al mundo y que, según expertos, la economía se contraería alrededor del siete por ciento, por lo que no se ve un panorama claro en lo que resta del año.

La necedad de quien hoy gobierna para no apoyar a las empresas que han dejado de tener ingresos por la pandemia y solamente buscar clientelismo electoral con créditos de 25 mil pesos a micros y pequeñas empresas que se encuentren en el censo que realizaron los servidores de la nación para asegurar votos en el 2021, podría no resultarle.

Los 30 millones de electores de quien hoy gobierna podrían disminuir para el próximo año ya que los miles o millones de personas que tienen sus empresas están esperando que el gobierno les dé algún apoyo para salir adelante y, por el contrario, el inquilino de Palacio Nacional ha optado por buscar sacar recursos por debajo de las piedras, pero no para apoyar al sector empresarial sino para destinar miles de millones de pesos a sus proyectos estrella que tarde que temprano quedarán en “elefantes blancos” porque habrá: un aeropuerto que no se usará, una refinería que no producirá y un tren que no caminará.

El gobierno de México se desplomó en 16 meses y no por factores externos ni por la pandemia sino por un eterno candidato que ganó en las urnas en el 2018 pero que llegó a gobernar sin saber cómo hacerlo, tal y como sucedió hace 20 años cuando Vicente Fox sacó al PRI de Los Pinos y una vez que ganó no supo qué hacer.

El costo político que le tocará pagar a Morena y al propio Presidente de la República por la pasividad en la que se encuentran desde que llegó el Covid-19 será alto, aunque siga buscando recursos para continuar con sus programas sociales. El peligro vendrá cuando ya no haya recursos de dónde echar mano y es clara que esa iniciativa para nacionalizar las Afores puede ser el paso previo para que después se congelen los ahorros de los mexicanos.

Este gobierno es un barril sin fondo y buscan recursos donde sea, al llegar al grado de descontar sueldos a los trabajadores del gobierno y quitar aguinaldos de un plumazo, so pena de que si no lo hacen voluntariamente “a fuerza” podrían ser despedidos porque en la calle debe haber millones de personas que buscan ayudar a la 4T.

Esa iniciativa para que el jefe del Ejecutivo utilice el presupuesto como mejor le plazca y el transcribir los discursos de la mañanera y convertirlas en Decreto pueden ser peligrosos, porque en lo que va del sexenio se ha gobernado por Decreto como si la mayoría de Morena en San Lázaro no se pudiera arrodillar ante el inquilino de Palacio Nacional que es a quien le deben su curul.

La crisis económica que está por llegar parece no importarle a quien hoy gobierna porque en estos días se dijo que el PIB cayó 1.9 por ciento en el primer trimestre del 2020, pero que es algo que ni le preocupa ni le ocupa ya que está más interesado en que sus proyectos salgan adelante sin importar que los pobres se incrementarán en un corto plazo.

López Obrador está convencido de que perderá la mayoría en el Congreso el próximo año y por eso busca amarrar la segunda mitad de su sexenio a como dé lugar y por eso hoy quiere manejar el Presupuesto como le plazca a sabiendas de que en un corto plazo el dinero para regalar se agotará y no habrá de dónde sacar.

*Analista