La UNAM, adelante

27

José Dávalos*

La soledad y el silencio, magnífica oportunidad para pensar en cosas trascendentes, en la suerte personal, en las condiciones del país, en el movimiento del mundo. Para mí ha ocupado buen tiempo pensar en la UNAM, sobre todo en las cuestiones académicas.

El rector Enrique Graue  conduce los destinos de la Universidad Nacional Autónoma de México en estos momentos de grandes dificultades. Tiene la serenidad, el vigor y el tino para guiar los destinos de la Universidad con la satisfacción de los universitarios.

Escojo algunos de los párrafos de sus discursos. No me detengo en ver si son sinceros, si reflejan o no su pensamiento y su sentir. Eso queda fuera de la duda. El rector es coherente. Lo conocemos desde todas las luchas que ha dado por esta Casa de Estudios, hablando, pensando y actuando.

POR LA AUTONOMÍA. Las universidades defendemos nuestra autonomía porque es la única forma de pensar libremente, transmitir el conocimiento y contribuir a transformar nuestro entorno social. Esta autonomía está en constante cambio para hacer frente a presiones externas y nos demanda ser autocríticos con  nuestras funciones. La UNAM cuenta con 360 mil 827 estudiantes y 41 mil 332 académicos. (19 de agosto de 2019).

RECHAZO A LA VIOLENCIA. El rector Graue aseguró que los mexicanos, el Estado y los universitarios desean que los “atropellos bandálicos” no queden impunes. Las protestas se realizaron por el alto número de  mujeres acosadas y violentadas dentro de la institución. .. “Si hay algún tipo de violencia que  no podemos aceptar es que las universitarias sean acosadas o violentadas en su integridad…” ”Las recientes manifestaciones son el resultado de la justificada indignación ante la vejación histórica de la que han sido víctimas, y que ellas ya no están dispuestas a tolerar”. (19 de noviembre de 2019).

SOLUCIONES PARA EL PAÍS. “Con autonomía continuaremos investigando en búsqueda de la verdad y de las mejores soluciones para el país, y difundiendo nuestros conocimientos con honestidad y veracidad. Con respeto y firmeza habremos de influir en las leyes y planes de desarrollo para la ciencia, la tecnología y la innovación. Porque estamos convencidos de que no habrá país rico con una ciencia pobre. (15 de mayo de 2019).

[email protected]