Sigue la aversión
contra empresarios

1

Benito Gaytán*

Esa aversión que le tiene el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a los empresarios, es evidente y cada vez que puede, arremete contra ellos y no ha sido la excepción en esta contingencia por el Covid-19 ya que ha hecho oídos sordos cuando el gremio empresarial pide que se difiera el pago de impuestos por la falta de ingresos por la emergencia sanitaria.

El colmo es que es que con la incongruencia que lo ha caracterizado siempre, les pide a los empresarios no hacer lo que él hizo una vez que tomó posesión del cargo en diciembre de 2018 cuando con el pretexto de su austeridad republicana fue correr a miles de funcionarios capaces y les bajo el sueldo a quienes se quedaron con su frase tan trillada de que “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”.

Y las consecuencias de esas decisiones se han reflejado a lo largo de estos meses por la incapacidad e inexperiencia de quienes forman parte de su gobierno y uno de los ejemplos más emblemáticos fue el desabasto de medicamentos donde nunca había sucedido eso, pero con tal de obedecer las instrucciones de quien hoy gobierna, no se realizaron las compras de medicamentos y así puede haber varios ejemplos.

Los empresarios piden el diferimiento de pago de impuestos, pero el jefe del Ejecutivo se niega rotundamente, quizá pensando que todos los empresarios son de la talla de Carlos Slim o de la de los que invitó a cenar a Palacio Nacional tamales con chipilin, para pedir que compraran los boletos de la rifa del avión en donde el premio no va a ser el avión, sino dinero en efectivo.

El 95% de las empresas que mueven a México y que generan empleos son las pequeñas y medianas empresas que con esfuerzos pagan a sus trabajadores, pero que con esta emergencia sanitaria difícilmente podrán mantener la planta laboral y, seguramente, muchas de ellas terminarán por bajar sus cortinas ante la indiferencia de apoyarlos por parte del inquilino de Palacio Nacional.

La visión del jefe del Ejecutivo es a corto plazo porque con todas estas decisiones que ha tomado para enfrentar la contingencia, los ciudadanos le cobrarán la factura en el 2021 y también en la revocación de mandato que está prevista para 2020 ya que es el primero en denostar las medidas de prevención para combatir el contagio del Covid-19, pero su ego es más grande que una emergencia sanitaria o cualquier cosa en la que él no pueda figurar como protagonista.

La situación económica del país se ha deteriorado desde el 2019 y el 2020 va a ser peor porque las autoridades no han querido tomar las medidas necesarias para paliar la crisis económica que viene, por más que se diga que va a ser temporal. El Presidente de la República repite todos los días que “primero los pobres”, pero sus decisiones están llevando que mexicanos en esta condición se vayan a multiplicar en un corto plazo.

Las empresas son las principales generadoras de empleo, pero si carecen de ingresos en estos momentos, tendrán que despedir a su personal y miles de ellas cerrarán sus puertas por la necedad y aversión que les tiene quien hoy gobierna. Si no hay ingresos, no hay empleo, por lo que no se pagan impuestos y, entonces ¿de dónde va a salir el dinero para seguir regalando dinero con sus “programas sociales” que tanto cacarea todos los días?

La Secretaría de Hacienda está buscando de dónde sacar dinero pues a nivel gubernamental gira oficios a todas las dependencias para ver qué recursos no están comprometidos y que se concentren lo que está disponible en la Tesorería de la Federación, por eso resulta raro que el jefe del Ejecutivo diga que se tienen 400 mil millones de pesos para enfrentar la emergencia sanitaria porque si se tuvieran, entonces por qué ha disminuido el fondo de contingencia que tenía más de 300 mil millones de pesos y, hoy, se encuentra a la mitad.

Y lo que llamó mucho la atención fue que cuando en una de sus mañaneras dijo que el país va a salir adelante porque se está enfrentando a la corrupción y que “hoy más que nunca” esta contingencia cayó como “anillo al dedo” para afianzar esa lucha. ¿Qué pensarán los familiares de las personas que han fallecido por el Covid-19 de esa declaración?

*Analista