Ante Covid-19 y crisis financiera
hay indiferencia gubernamental

0

Benito Gaytán*

El mundo vive una de las mayores crisis en varios ámbitos de los últimos años, por un lado, la de salud con el Covid-19 y por otro la del desplome de los precios internacionales del petróleo que han llevado a que el domingo y lunes se vivieran días complicados en materia económica, pero parecería que eso no afecta a México.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, continúa optimista en ambas crisis ya que las autoridades en materia de salud solamente confirman casos de Covid-19, pero no toman ninguna medida como en otros países para prevenir que el virus pueda expandirse rápidamente.

Italia es un país que tomó a la ligera, como aquí, el Covid-19 y hoy se encuentra en cuarentena con comercios, oficinas y escuelas cerradas y eventos masivos suspendidos hasta mediados de abril y en México solamente se repite como estribillo desde el púlpito de Palacio Nacional que hay finanzas públicas sanas y que el país está preparado para enfrentar la crisis de salud.

Esa indiferencia puede llevar a México a una peor crisis como la vivida en 2009 con el tema de la influenza y fue exactamente igual, primero se desató la económica a nivel mundial y después la de salud, lo que obligó a tomar medidas como las que hoy tiene Italia, pero el jefe del Ejecutivo criticó en aquel momento esas medidas en el sexenio de Felipe Calderón, por lo que difícilmente tomaría, ahora, las mismas.

Resulta sospechoso que en Centroamérica y en Estados Unidos haya gran número de casos de Covid-19 y en México solamente existan 16, cuando no se han tomado las medidas correctas de prevención en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por ejemplo. El problema es que esa aversión que López Obrador le tiene al neoliberalismo y a la globalización, es lo que hace que minimice los problemas económicos y de salud que hoy se viven a nivel mundial.

Las consecuencias de esa falta de seriedad seguramente se verán pronto porque México no puede vivir aislado de lo que sucede en el mundo, pero parece que para el inquilino de Palacio Nacional sí, porque esa tibieza con la que ha tomado al Covid-19 y el desplome de los precios del petróleo, es la misma con la que ha gobernado ya que para él todos los problemas sean del ámbito nacional o internacional que pudieran afectar al país se solucionan con el monólogo que hace en la semana en las mañaneras.

Los países primermundistas como Estados Unidos han tomado medidas extremas como el de suspender los vuelos de Europa hacia ese país por 30 días, lo que afectó a las bolsas mundiales y que agudiza más la crisis mundial que hoy se vive, pero en México no pasa nada porque el “país está preparado”, lo que lleva a recordar cuando Agustín Carstens dijo en 2008 que, si Estados Unidos tenía neumonía, México solo padecería un “catarrito” y se vieron las consecuencias de que fue más que eso.

Si bien el jefe del Ejecutivo debe transmitir confianza cuando hay un problema grave, en estos momentos no se puede pecar de tomar tan a la ligera lo que está sucediendo en el mundo donde México no puede abstraerse ya que el mundo está globalizado y tarde o temprano eso va afectar al país con consecuencias negativas que pudieron haberse previsto.

El subsecretario de Salud, Hugo Lopez-Gatell señaló que en los próximos 15 días ya habría una fase de transmisión comunitaria lo que significa que los contagios ya serían originados en el país que ya no derivarían de casos importados, pero dijo que el país está preparado, pero a ciencia cierta nadie sabe a qué se refiere con el decir que lo “está”.

Es necesario e inaplazable que el gobierno de la 4T tome las medidas de prevención para tratar de minimizar los efectos negativos que podría traer el Covid-19 y que, principalmente, afectarán a personas de la tercera edad que son los más vulnerables y podría haber decesos que se hubieran podido evitar si se actuaba a tiempo.

El que el jefe del Ejecutivo no viaje al extranjero no quiere decir que el país se encuentra inmune a cualquier situación que provenga del exterior por el simple hecho de que hoy se vive un mundo globalizado y el colmo sería que se culpara a los neoliberales de haber inventado el virus para afectarlo a él y a su 4T.

*Analista