Continúa la distracción y se ocultan problemas

12

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, vuelve a demostrar que lo que le gusta hacer es la distracción para desviar la atención de los problemas que realmente aquejan al país y cada vez que se le avecina uno, sale lo mismo con el asilo político a Evo Morales; que rifar el avión presidencial o cancelar los fines de semana largo porque los niños ya no saben qué días históricos se conmemoran, sólo por mencionar algunos.

El objetivo que tiene trazado con esos distractores se cumple porque los medios de comunicación y las redes sociales se enganchan con ellos y esas son las noticias a la que le dan tanto revuelo que hasta ocupan las primeras planas de los periódicos al día siguiente.

Los dos problemas que se deben de atender de manera inmediata es la inseguridad y la falta de inversión porque si continúan, el país puede emprender un camino sin regreso y llevar a una crisis económica profunda y no porque el peso se aprecie todos los días, significa que la economía va bien.

El país sigue sin crecer y si hace algunas semanas se dio a conocer el plan de infraestructura de este sexenio, hasta ahora no hay reglas de cuándo y cómo se va a implementar y el de inversión energética continúa sin darse a conocer porque se dijo que se iba a presentar, pero no cuándo. Esa es la incertidumbre que ha provocado que unos días se diga uno cosa y otro día, otra.

La crisis en el sector salud continúa y a eso habría que agregar que una sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación haya dicho que las pensiones se toparían a 10 salarios mínimos no a 25 como actualmente sucede, lo que provocó que el jefe del Ejecutivo saliera a decir que no es obligatorio para el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Esa resolución es una probadita de lo que podría venir en algunos años. La crisis en las pensiones es una bola de nieve que tarde o temprano alcanzará al gobierno y más cuando no hay inversión ni generación de empleos. El jefe del Ejecutivo fue muy claro al decir que no se tocan las pensiones porque sabe bien a bien que todo ese bono democrático con el que cuenta, se le vendría abajo de un día para otro.

Esos son los principales problemas que aquejan al país, pero que en Palacio Nacional prefieren no hablar de ello, pero tampoco se ve que puedan tener solución en un corto plazo porque las medidas que ha tomado el gobierno no han sido las más eficaces para resolverlos porque continúan saliendo en otros sectores como en la UNAM.

Es necesario que el jefe del Ejecutivo comience a gobernar porque ya es tiempo de dejar de culpar a las administraciones anteriores de lo que hoy sucede o de acusar todos los días a quienes lo critican y que los que no están con él, están contra él. El decir que los que hoy gobiernan son diferentes, es una falacia porque no se ve en dónde está la diferencia.

Y esos distractores que saca todos los días desde el púlpito de Palacio Nacional no deben de ser tomados por los medios de comunicación para darles espacio en primeas planas pues logran el objetivo de distraer la atención porque algo que hay que reconocerle es que es un “maestro de la distracción”.

Las mañaneras han sido la mejor forma de marcar la agenda del día mientras los problemas siguen creciendo en varios sectores y quizá por eso se esté pensando en que sean también en sábado y domingo para no dejar espacio informativo y se distraiga de lo que sucede todos los días, principalmente para que no se den a conocer hechos de violencia e inseguridad.

Las cortinas de humo que tanto criticó cuando era oposición, ahora son las que utiliza para desviar la atención y lo que se está confirmando es que quienes hoy están al frente del gobierno resultaron igual que los que se fueron, aunque la diferencia es que los que estaban antes mantenían al país estable económicamente y no se estaba tan mal como se pensaba.

Y ni qué decir de la corrupción e impunidad ya que continúan a flor de piel por más que se diga que ya se terminaron pues basta ver los nombres de quienes hoy gobiernan y que han sido acusados de corrupción pero cuentan con el manto protector de quién decía que si llegaba a gobernar se terminarían todos los problemas.

*Analista